CURIOSIDADES DEL AJEDREZ

19/04/2014

Buscando en diccionarios encontrado una definición de la palabra Ajedrez, la cual hace referencia a su significado. Viene del árabe as-sitrany, que a su vez procede del sánscrito chaturanga, que significa el de cuatro cuerpos, simbolizando los cuatro cuerpos del ejercito indio antiguo: carros de guerra, infantería, caballería y elefantes.

El ajedrez inventado hace unos 1500 años, al principio se jugaba entre cuatro personas, pasados unos siglos los árabes lo modernizaron con nuevas reglas y lo empezaron a jugar entre dos personas.

Una leyenda nos dice que cierto soberano indio tiranizaba cruelmente a su pueblo, y un sabio brahmán inventó el chaturanga con el fin de enseñarle a tratar debidamente a sus súbditos. En el juego el rey nada podía hacer sin la ayuda de las otras piezas, no obstante era la pieza principal.

Sorprendido por la ingeniosidad de chaturanga, el soberano dio palabra al brahmán de no tiranizar más a su pueblo y se comprometió a concederle lo que pidiese, y éste, queriendo darle una nueva lección, pidió que le recompensase con la cantidad de trigo que resultara de poner un grano en la primera casilla, dos en la segunda, cuatro en la tercera, ocho en la cuarta y así sucesivamente siempre doblando la cantidad. El soberano, estimando que el tablero tenía sesenta y cuatro casillas y que la recompensa no montaría un saco de trigo, le concedió la petición que tan modesta parecía a primera vista. Pero, después de haber hecho los cálculos, resultó que todo el trigo de la India no era suficiente para recompensar al brahmán. ¡Pues se necesitaban nada menos que 18.446.744.073.709.551.615 granos! Para producir tal cantidad de trigo, habría que sembrar setenta y siete veces todos los continentes de la tierra.

Calcular todas las combinaciones que se pueden producir en cada movimiento, en una partida, son increíblemente infinitas. El primer movimiento de las blancas produce veinte posibles movimientos, después de la respuesta de las negras, se producen cuatrocientas posibles movimientos. Las que producen los diez primeros movimientos son la increíble cifra de:

165.518.829.100.544.000.000.000.000 de posibles movimientos.


El ex campeón del mundo Euwe calculo lo siguiente: Si doce mil ajedrecistas estuvieran ocupados constantemente en la búsqueda de las mejores jugadas en todas las posiciones imaginables y en cada una de ellas invirtiera una décima de segundo, necesitarían más de un trillón de siglos para analizarlas.


En el siglo XVI el obispo español Ruy López de Segura (1530-1580), fue el autor del primer libro de ajedrez en el se estudia la teoría del juego, y unas de las aperturas más fuertes y utilizadas por todos los maestros en todas las épocas lleva su nombre, o el de su país de origen (Apertura Ruy López ó Apertura Española).


El campeón mundial Capablanca, sin duda uno de los jugadores más seguros de todos los tiempos, era plenamente consciente de su maestría. Cuando recibió el reto de Alekhine por el título mundial lo enseñó, naturalmente, a sus amigos. Uno de ellos, excitado, le dijo:

Capablanca, que afirmaba de sí mismo que sería capaz de empatar, por lo menos, frente a cualquier jugador del mundo, se enfureció:

Después de que Capablanca hubiese perdido su título, se encontró un día en su club con aquel amigo que le había avisado, y trató de ignorarlo. Pero el amigo no se dejó acallar y gritó de manera que todos los presentes pudieran oírlo:

Se impuso un silencio horrorizado. Todos temían un terrible escándalo. Pero cuando Capablanca miró, rojo de ira, a la cara atemorizada de su antiguo amigo, se operó en él un curioso cambio. La mueca tragicómica del otro le hizo caer en una repentina e incontenible carcajada, y antes de que los demás hubiesen comprendido lo que pasaba, los dos explotaron en una atronadora y liberadora risa.


Durante uno de los torneos anuales de ajedrez en Hastings, Inglaterra, el inglés Parker venció mediante graves sacrificios una difícil partida. Sus amigos lo felicitaron calurosamente. Finalmente, el campeón mundial Alekhine se lo llevó a un rincón:


Durante un paseo por París, el campeón mundial Alekhine penetró en un café que solía frecuentar. En la sala jugaban también al ajedrez. Alekhine hizo un poco el mirón hasta que finalmente fue invitado por otro señor a jugar una partida.


Una vez que el gran campeón Samisch jugaba una de sus famosas partidas simultáneas a ciegas, se presentó como espectadora interesada una señora mayor. Observó al jugador, vuelto de espaldas a ella, y quedó sorprendida. Finalmente lo miró de lado, y no creyendo lo que veía, se dirigió a otro espectador y le dijo:


El ajedrez es incomparable; un juego real, imperial. Napoleón.


Compadezco a todo aquel que no conozca el ajedrez. Si ya produce tanta satisfacción al novato, produce gran placer al maestro...Tolstoi.


Entre el campeón argentino Najdorf y el campeón ruso Boleslavsky tuvo lugar una vez el siguiente diálogo:


¿SABIA USTED QUE?


UN POCO DE HUMOR